Ley de garantía de derechos de niñez en Chile: Urgencias e Indicaciones

SOBRE URGENCIAS E INDICACIONES. Jorge Martínez Muñoz. Sociólogo. Secretario Adjunto Bloque por la Infancia, Jefe Área de Estudio y Desarrollo Fundación Mi Casa. 14 de Enero 2016

 140922_BLOQUE POR LA INFANCIA_ LOGO3-COLOR

1. El proyecto de ley de Sistema de Garantías de Derechos de la Niñez, fue aprobado en general, por la unanimidad de Comisión de Familia y Adulto Mayor de la Cámara de Diputados. Tal nivel de votación podría ser un indicador del alto nivel de acuerdo en torno a dicho proyecto, no obstante la inmensa mayoría de los invitados a las sesiones de la comisión si bien valoraron el poder debatir sobre esta ley, también criticaron duramente los contenidos, o carencia de contenidos, de la misma.

Abierto el periodo de indicaciones, vale decir de propuestas de modificaciones a los contenidos de cada artículo, el Bloque por la infancia tal como lo había anunciado y en función de mejorar dicho proyecto, hizo llegar a la Comisión y al Ejecutivo, un detallado documento con indicaciones, todas ellas coherentes con las propuestas que, esta coalición de ONG ́s, ha venido levantando desde hace más de 4 años.

Junto a lo anterior, se pudo conocer en la sesión del miércoles 06 de enero pasado que el Ejecutivo había decidido darle “suma urgencia” a la tramitación del proyecto y que, existían más de 304 indicaciones de los parlamentarios, sólo para los primeros 20 artículos.

Las preguntas inevitables que aparecen son: ¿Cuál es la coherencia que existe entre el acto de votar por unanimidad a favor de un proyecto cuando, a posteriori, se explicita una avalancha de indicaciones? y ¿Cómo, existiendo tal nivel de inquietud e interés por mejorar el proyecto, vía indicaciones, el Ejecutivo opta por darle “suma urgencia”?.

Se podría suponer que lo que hay por un lado, es la valoración de contar con un proyecto(1) de ley en una materia postergada por 25 años. Ello, a pesar que sus contenidos no satisfagan completamente a la mayoría de los actores concernidos. De modo que, pasada la etapa general, y entrando a lo particular del análisis, se abriría la oportunidad para que, todo lo que no satisface se pueda, eventualmente, modificar. Decimos eventualmente porque, todo aquello que implique recursos o modificaciones de carácter estructural, constitucionalmente hablando, sólo lo puede modificar el Ejecutivo, vale decir, ironía legal mediante, sólo lo puede modificar el mismo actor que presentó el proyecto de ley y no aquellos que se sienten frustrados por lo presentado y que desean, genuina y legítimamente, modificarlo y mejorarlo.

En este proceso, el Ejecutivo, que como se constata por la disposición constitucional, sigue siendo el actor clave, el 16 de diciembre pasado hizo llegar también a la Comisión de Familia sus primeras(2) indicaciones al proyecto de ley, que presentó en septiembre.

Es aquí donde la “suma urgencia”, levantada el día de ayer en la tarde, aparece como una incoherencia porque, en los hechos, estaría dando una señal en el sentido que, el Ejecutivo no tendría la disposición suficiente para posibilitar el debate y generar las condiciones que permitan modificaciones y mejoras de fondo, más allá por supuesto, de los contenidos de sus propias indicaciones, a su propio proyecto de ley.

2. Ahora, respecto de las indicaciones del Ejecutivo a la primera parte del proyecto de ley, constatamos que este acepta borrar la mención sobre la “disponibilidad presupuestaria”, con la cual se llegaba incluso a condicionar derechos. Es así que en la indicación correspondiente avanza un pequeño paso en la modificación del criterio de base que lo sustentaba, al definir ahora que: “Los órganos de la Administración del Estado cumplirán con las obligaciones que la presente ley establece, dentro del marco de sus competencias legales, asegurando, en su caso, el acceso a las prestaciones que les corresponde entregar o garantizar de manera progresiva y velando por una aplicación eficaz, eficiente y equitativa de los recursos de que disponga el país y sus respectivos presupuestos”.

La anterior definición expresa un cierto avance pero, de todas maneras está aún lejos de lo establecido en la Convención, dado que en ella los derechos civiles y políticos son de exigibilidad inmediata y; “En lo que respecta a los derechos económicos, sociales y culturales, los Estados Partes adoptarán esas medidas hasta el máximo de los recursos de que dispongan y, cuando sea necesario, dentro del marco de la cooperación internacional” (Art. 4, Convención).

De igual manera, la indicación del ejecutivo re-instala el concepto “garantías” en el objeto de la ley, lo que se había obviado en el proyecto de ley ingresado a la Cámara. Sin embargo, la mayor parte de las indicaciones recuperan errores de carácter formal (como modificar el hablar sólo de niño o, de padre) pero, la mayoría de los derechos carecen de responsables institucionales explícitos que garanticen lo declarado, la protección integral no está definida, el deber del Estado como tal se mantiene en extremo débil (de hecho no se incorpora como tal el Principio de Efectividad y Prioridad), no se considera el Derecho a la Vivienda y entornos adecuados, ni el Derecho a la recreación y la vida cultural, como propuso el Bloque por la Infancia(3).

Más allá de los detalles de cada artículo, persiste una evidente y muy profunda insatisfacción. Dicha insatisfacción se fundamenta en que, mirada las indicaciones del Ejecutivo en su conjunto, estas mantienen el criterio de que esta ley, desde la cual según declaró el propio ejecutivo: “Créase el Sistema de Garantías de los Derechos de la Niñez”, no implica presupuesto(4), ya que su carácter de Ley “Marco” le permitiría desplazar hacia otras leyes futuras(5) la hipotética concreción de los instrumentos requeridos para la creación de dicho sistema. Con tal decisión este proyecto de ley  “que debiera marcar un antes y un después para todos los niños y niñas de Chile” (6) pierde toda su fuerza, pasando a depender de otras iniciativas legales, inciertas también en sus resultados.

_________

NOTAS:

(1) Paradojalmente, ya existen en el Congreso otros dos proyectos, uno ingresado el 2005 y otro el 2013, ambos congelados en su trámite parlamentario. A estos proyectos de ley se le agrega otro que, en su momento, apoyado por el Bloque fue presentado por 6 senadores (fines del 2012) pero que, fue declarado inadmisible.

(2) Hasta el artículo 20. A fines de diciembre 2015, el Ejecutivo hizo llegar el resto de sus indicaciones.

(3) Análisis comparado para la incorporación de indicaciones desde el bloque por la infancia, al proyecto de ley de sistemas de garantías de la niñez, PRIMERA PARTE, (Artículos 1 al 24 del Proyecto de Ley), 04 diciembre 2016.

(4) Cabe recordar que, durante la anterior administración, este fue también un punto de conflicto con las ONG ́s, al declarar el Ministro Lavín, en enero 2012, que la ley no debía implicar recursos frescos.

(5) El llamado “el paquete legislativo”, léase, además de esta ley, la Ley Orgánica que Modifica ley del Ministerio de Desarrollo Social y crea la Subsecretaría de la Niñez (ingresada en septiembre al Senado), Ley del Defensor de la Niñez, Modificaciones a ley de tribunales de familia, Ley que crea los Nuevos Servicios Especializados, Modificaciones a las Ley 20.032 y Ley de Protección Administrativa en los Territorios. Estas 6 iniciativas, si todo resulta bien, se supone, permitirían constituir el sistema.

(6) Declaración del Bloque por la Infancia del 07 enero 2016

Comments are closed.